miércoles, 24 de enero de 2018

Accidentes en el garaje de la comunidad, ¿quién es el responsable?

Un lector del blog nos comentaba en un email que al entrar en el garaje de la comunidad, la puerta empezó a cerrarse y pese a contar con detector de presencia de vehículos, ésta causó diversos desperfectos en su coche por un importe superior a los quinientos euros. El dueño del coche, nuestro lector, reclamó dicho importe a la comunidad de propietarios y a la aseguradora de esta. La compañía de seguros de la comunidad le informó de que no se hacía responsable de dichos daños.

Accidente en el garaje

Posteriormente y al cabo de dos años de reclamaciones, nuestro lector decidió poner una demanda que el juez desestimó al considerar que la acción denunciable había prescrito. Esto le llevó a recurrir ante la Audiencia Provincial que terminó por darle la razón condenando a la compañía de seguros a pagar lo demandado.

A pesar de que dejar pasar dos años antes de denunciar es un plazo demasiado largo, la Audiencia estimó que puesto que el demandante había hecho las reclamaciones pertinentes, éstas interrumpían el plazo de prescripción de un año ya que después de recibir la negativa por parte de la aseguradora este había solicitado una papeleta de conciliación en el Juzgado de Paz.

En cuanto a la responsabilidad de la comunidad de propietarios y de la compañía de seguros, esta se determinó en base a la obligación de tener que velar por la accesibilidad, seguridad y habitabilidad de todas las instalaciones.

Negativa a asumir responsabilidades de la aseguradoras


Por norma las compañías de seguros se suelen oponer inicialmente a asumir sus responsabilidades, no en vano esto les supone un desembolso de dinero. En este tipo de situaciones conviene documentar fielmente todos los hechos con testigos, fotos, presupuestos, facturas de las reparaciones, etcétera, todo ello con el objetivo de mostrar nuestros argumentos durante la reclamación inicial.

Dicha reclamación inicial debe hacerse por correo electrónico, anexando todos los documentos de prueba. Si la aseguradora no respondiese a dicho correo, entonces es necesario enviar una carta certificada o burofax.

Otro consejo muy importante es interponer las reclamaciones en el menor tiempo posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario