sábado, 20 de enero de 2018

Recomendaciones a la hora de comprar un cuadro para decorar una vivienda

Si ya habéis encontrado un nuevo piso en el que residir, seguro que en lo que estáis pensando es en decorarlo a vuestro gusto. Porque una vivienda no se siente propia hasta que hemos colocado los elementos decorativos que más nos gusten. Y en ese sentido los cuadros siempre han sido un aspecto crucial, dado que nos dan la oportunidad de vestir las paredes y de aportar personalidad a cada una de las habitaciones del piso. ¿Pero qué deberíais tener en cuenta a la hora de comprar cuadros con los que llevar a cabo esa decoración soñada?


Hay algunas recomendaciones fundamentales que nunca hay que olvidar. La primera de ellas es que seamos sinceros con nosotros mismos y con los gustos que tenemos. Es importante que cuando decoremos la vivienda lo hagamos pensando bien qué es aquello que nos gustaría ver cada día cuando nos movamos por la casa. Quizá nos hayan recomendado que coloquemos cuadros de paisajes que evocan pensamientos profundos, pero si a vosotros estas imágenes no os dicen nada, no deberíais comprarlos.

En realidad hay cuadros baratos fantásticos que pueden encajar con vuestros gustos por mucho que eso signifique colocar en medio del salón la imagen de un perro, una obra abstracta difícil de entender o la simple representación del mapa del mundo coloreada con acuarela. Lo bonito de la decoración es que aporta tantas posibilidades que siempre es posible encontrar alguna que encaje con nuestras preferencias. Tan solo hay que ser pacientes y buscar en lugares como Artgeist, que dispone de una gran colección de cuadros de todo tipo de estilos entre los que elegir.

Otro consejo a tener en cuenta son los colores, dado que es conveniente que tengamos en cuenta la necesidad de colgar cuadros que combinen en cuanto a su colorido con el resto del mobiliario. Al fin y al cabo, estamos creando un entorno en el cual nos sentiremos mejor si todo se encuentra en simbiosis. Lo mismo ocurre con la iluminación a la hora de elegir dónde situar los cuadros. No podemos colocar un cuadro de colores oscuros en una zona de la casa donde la luz del sol no llegue en ningún momento, dado que será muy complicado disfrutar con su belleza.

Y en último lugar te queremos dar un consejo que a veces se olvida y es muy importante: con el paso del tiempo recuerda ir cambiando los cuadros que hayas elegido para tu casa. Piensa en tu piso como un museo, un lugar que se actualiza y que siempre está vivo. Ver nuevos cuadros cada cierto tiempo alimenta el espíritu e inspira para disfrutar mucho más dentro del hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario